viernes, 10 de junio de 2022

dios Padre ó Padre Eterno - francesco albani

atribuido sin discusión por casi todos loa autores a Albani, basándose en los rostros un tanto afeminados que concuerdan con los que vemos en apóstoles alrededor del sepulcro de la Virgen, que vimos en una de las primeras entradas de ésta visita.
 Para mi gusto, este fresco, situado en el cupulín más superior, es el más bello de todos , por su delicadeza de formas y por su perfecta y equilibrada composición.

 

San Diego de Alcalá recibiendo limosna - annibale carracci - francesco albani


 

predicación de San Diego -annibale carracci - sixto badalocchio

por la delicadeza de las formas y la finura que se desprende de toda la composición, los principales estudiosos de la obra ven en ella la mano de Sixto Badalocchio, notable pintor y grabador parmesano que trabajó junto a Annibale Carraci muchos años en Roma y que es autor, junto a Giovanni Lanfranco, de la famosa serie de grabados que componen la Biblia de Rafael, realizados a partir de los freacos vaticanos de Rafael.
 

 

San Diego recibe el hábito franciscano -annibale carracci - francesco albani


 

atribuida casi unánimamente a Carraci, representa el momento en que San Diego se dispone a ser investido con el hábito franciscano, tras haber dejado a familia y amigos. El lugar parece ser un pequeño monasterio no lejos de Córdoba, San Francisco de Arrizafa, y el hábito que ha decidido llevar es el más humilde de la Orden, reservado a Menores, frailes legos que se ocupan de tareas comunes, sin acceso en ningún caso al coro.    

San Diego salva al muchacho dormido en el horno -annibale carracci - francesco albani


 

aparicion de San Diego a los peregrinos encima de su tumba -annibale carraci - giovanni lanfranco - 1604-5


 

el milagro de las rosas - annibale carracci -francesco albani - 1604-5

esta escena representa otro de los milagros más celebrados de la vida de San Diego, aquel que según se cuenta tuvo lugar encontrándose como cuidador de la portería, donde habitualmente acudían, tal como vemos, multitud de pobres y menesterosos en busca de algo que comer. El Santo debía excederse con frecuencia en su generosidad y descubierto en ésta ocasión por sus superiores, viendo lo abultado de sus mangas y hábitos por el pan que llevaba, abriose mostrando éste convertido milagrosamente en rosas. 

Otros pintores del siglo XVII, entre los que se encuentran Francisco de Zurbarán, del que se conocen tres cuadros del tema, José de Ribera ó Bartolomé Esteban Murillo, dieron testimonio en su obra de éste acontecimiento

 


 

viernes, 3 de junio de 2022

san pablo - annibale carraci /giovanni lanfranco


 asiduo colaborador de Annibale Carraci desde su llegada a Roma con poco más de veinte años, nos presenta en éste fresco que flanqueaba junto al San Pedro el gran cuadro del altar de la capilla, un San Pablo de inteligente mirada que parece apretar en su mano izquierda algunos de sus escritos ó epístolas.

Tras de muerte de Carraci, Lanfranco regresó a su ciuad natal, Parma, donde desarrolló una gran y magnífica carrera como decorador al fresco de numerosas iglesias. Pasó posteriormente a Nápoles y, trás doce años trabajando en ésta ciudad italiana, volvió a Roma donde murió.

De sus numerosa obras os traigo los maravillosos frescos que decoran la cúpula de la iglesia de  Sant´Andrea della Valle , una visita obligada si visitais la ciudad eterna. 




lunes, 23 de mayo de 2022

san pedro - annibale carracci / francesco albani


 esta pintura al fresco iba al lado derecho del frontal del altar, formando pareja con san Pablo a la izquierda, y entre ambos, presidiéndolo, san Diego de Alcalá presenta el hijo de Juan de Herrera a Jesús, cuadro al óleo de autor controvertido y que ,desde luego, no llega al nivel del resto de los frescos que decoraban la capilla.

San Pedro se atribuye por unanimidad a Albani, pintor boloñés, que colaboró, ya en Roma hacia 1600, en una de las más importantes obras de decoración, la del Palacio Farnese, a las órdenes de Carracci. Allí  ambos pintores con la ayuda de Agostino Carracci y Ludovico Carracci, hermano y primo de Annibale respectivamente, acometieron la tarea de pintar al fresco la gran bóveda de cañon del piso principal 

miércoles, 18 de mayo de 2022

curación de un jóven ciego - francesco albani


 

el año 1604 Carracci recibió del noble español Juan Enríquez Herrera el encargo de llevar a cabo la decoración y trabajos aplicables de la capilla de su propiedad en la iglesia de San Giacomo degli Spagnoli, en el mismo lugar que hoy ocupa la de Nuestra Señora del Sagrado Corazón en la plaza Navona de Roma.

La capilla en cuestión estaba dedicada al parecer al franciscano y santo Diego de Alcalá, objeto de culto y veneración por sus obras y por sus curaciones milagrosas; entre ellas, parece ser, estaban las del mismísimo infante don Carlos, hijo de Felipe II de España quién, como sabeis, a pesar del milagro, tuvo una vida corta y desdichada. Pero también intervino milagrosamente en la del propio hijo de Herrera. De ahí que los milagros de San Diego sean el principal motivo de los frescos que la decorarían y que vamos a ver ir siguiendo. 

Este que vemos estaba situado en uno de los muros laterales de la capilla y representa al santo con un recipiente de aceite en su mano izquierda mientras con su derecha pasa éste suavemente sobre los ojos del invidente. El fresco es atribuído casi con unanimidad a Albani de quién incluso se conservan dibujos preparatorios en el Museo Nacional de Estocolmo. 

jueves, 5 de mayo de 2022

annibali carracci - asunción de la Virgen -1604


Para mí la mejor obra que se expone en ésta exposicion sobre los frescos de la Capilla Herrera. Es el auténtico Carraci, sin ninguna otra intervención. Solo por verla merece la pena la visita: su sencillez, la suavidad de sus líneas y de sus tonos y la armonía del conjunto destacan de forma indiscutible sobre el resto de los frescos expuestos, aún siendo muchos de ellos bellísimos.   

francesco albani - los apóstoles alrededor del sepulcro vacío de la Virgen (detalle) -1604-5


 

el conjunto al que pertenece éste detalle, la Asunción de la Virgen, estaba situado sobre el arco de entrada de la capilla Herrera, por su exterior. Podemos ver a cuatro de los ocho o nueve apóstoles que Albani agrupa alrededor del sepulcro, ya vacío; el más jóven e imberbe será san Juan, como es tradicional, y el de la izquierda es sin duda san Pedro con el sudario entre sus manos y las llaves, según podeis ver en la entrada anterior de la Asunción; además su fisonomía se corresponde exactamente con el otro san Pedro que el mismo Albani llevó a cabo para uno de los lados del altar y que veremos en otra entrada.