miércoles, 4 de diciembre de 2013

alfred sisley - la inundacion de port-marly 1876


volvemos a encontrar a Sisley nueve años después de pintar  avenida de castaños en la celle-saint-cloud, del año 1867 algunas entradas atrás, y, podeis fácilmente comprobarlo, el cambio es radical: está pintando ya en el más puro estilo impresionista, ha descargado su paleta de masas de color poniendo en ella solo los indispensables y pinta solo lo que le ayuda a atrapar la luz y la atmósfera de la escena que ve, no se para en los detalles de nada, solo los insinúa con dos o tres toques del pincel, que mueve rápido aquí y allá, mezclando los colores en el mismo lienzo y empapando toda la escena de cielo y agua. Pero en ningún momento olvida dos cosas primordiales en sus paisajes:  el establecimiento de una dirección hacia la que fuga toda la acción, esto es la perspectiva de edificios y árboles, y, en segundo lugar, la fijacción de algún hito ó elemento fundamental sin el cual toda la obra quedaría deslabazada y sin emoción. Ya nos referimos a éste elemento fundamental en muchas obras pictóricas al hablar de la de Martín Rico, Sevilla del año 1875. En este caso, seguro que ya lo habreis adivinado, el elemento singular en cuestión es la fachada frontal amarilla de la izquierda; sin ella toda la composición , toda la belleza y emoción del cuadro con sus nubes,por cierto maravillosas y llenas de movimiento, en pleno estado de descomposición, se iría sin ninguna duda a pique.
Un acierto fundamental, como lo es también la pequeña chimenea rojiza que asoma por encima de la cubierta oscura del muro de marras. Si éste da fuerza y unidad a toda la obra, aquella, con su color, completa la sucesión de éstos, es el color que faltaba para conseguir el equilibrio cromático que pide nuestra percepción.

En definitiva, estamos ante una obra simplísima pero que lo tiene todo, como si hubiese sido estudiada de antemano al detalle pero pintada en estado de excitación frente a una imagen fugaz y deslumbrante que puede desvanecerse en cualquier momento. Se trata de ser rápido, eficaz y exacto en cada pincelada y tomar de la escena solo aquello que realmente está conformando una impresión: el sol en las nubes, el fortísimo azul cielo degradándose hacia el horizonte y esparciéndose por sus reflejos en las aguas de la inundación que va cediendo , el muro amarillo, la chimenea rojiza, y,..... lo demás es ya relleno. Es decir, lo que quedaría en nuestra retina al cerrar bruscamente los ojos una vez empapados durante unos instantes de la visión.

el gran pintor Alfred Sisley llevó a cabo en su vida más de quinientos cuadros con éstas mismas características, llenos de luz y color, al igual que Monet y Pissarro. Para mí son los tres grandes y verdaderos impresionistas. La ruina económica en la que se vió sumido a partir de 1870, ya lo dijimos, fué una bendición para su carrera artística, y dió lugar a ésta explosión en su producción y en su técnica. Así, la luz entró definitivamente en sus obras y el color se hizo mucho más rico  y, a la postre, más emocionante.

En Marzo de 1876 el Sena , en una de sus crecidas,  inundó el pequeño muelle de Port-Marly, en Marly-le Roi, pequeña población al oeste de París en la que vivía a la sazón nuestro artista con su familia desde hacía poco más de un año. Siempre atraído por los paisajes fluviales, ya había realizado una inundación previa del Sena del año 1872, no perdió la ocasión y pintó varias obras con éste motivo de las cuales traemos ésta perteneciente al Museo Thyssen de Madrid. Casi todas ellas mantienen las zonas edificadas a la izquierda y lo que sería la ribera del río, a la derecha y , en todas ellas Sisley representa escenas tranquilas y aparentemente rutinarias, sin asomo de tragedia ó confusión. Dos años antes a éstos hechos, Sisley participó en la primera exposición impresionista que tuvo lugar en el estudio del fotógrafo Nadar y volvería a exponer este mismo año de 1876 y en 1877 y 1882.

Merece la pena ver varias de las inundaciones pintadas por Sisley. Las traemos a continuación:

museo d'Orsay 1876
museo d'Orsay 1876
Musée des Beaux-Arts, Rouen
Fitzwilliam Museum - University Of Cambridge

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar