jueves, 7 de marzo de 2013

edward hopper - oficina de Nueva York 1962



también de los años 60 , 1962, es esta otra obra , como veis muy similar a la anterior, con el sol entrando otra vez a raudales en lo que es una oficina , por supuesto de atención al público , en una ciudad de una época y de un país en pleno cambio y desarrollo. Y aquí sí creo que Hopper nos lo quiere hacer claramente ver. Desde luego primeramente la oficina ó el despacho en cuestión es de lo más moderno y abierto ; suponemos que existiría en una ciudad como Nueva York, pero solo en ella y quizá en la Chicago de esa época, pero no me la imagino en 1962 ni en Barcelona ,ni en Madrid , ni siquiera en París, es una oficina típicamente estadounidense, refleja transparencia, empuje , bienestar y progreso. Es un bello ejemplo del boom americano de la primera mitad del siglo XX. Esta totalmente abierta al cliente y al comercio.
En segundo lugar, y ahí también Hopper es bién claro, aparece la mujer ocupando ya una posición social en el mundo moderno que se está desarrollando a pasos agigantados. Y,  a pasos agigantados está ésta escalando hacia la igualdad que hasta entonces se le venía negando. Enre 1890 y 1920 hubo un enorme incremento en el número de puestos de trabajo ocupados por mujeres. Poco a poco la época victoriana pasó a mejor vida y la mujer fué la primera en notarlo. Hopper nos la presenta en forma de una secretaria u oficinista liberada, profesional y libre de ataduras masculinas .La escena no puede ser más representativa.
Con esta obra terminamos nuestro repaso por las obras de esta formidable exposición del Thyssen.
Hopper murió a la edad de 84 años, famoso y valorado, a pesar de la enorme influencia y protagonismo de otras tendencias mucho más avanzadas y determinantes, como el cubismo, el surrealismo, ....................
En 1948 la revista Look lo encumbró como uno de los mejores pintores norteamericanos de todos los tiempos y en 1950 el Whitney Museum llevó a cabo una gran exposición retrospectiva de su obra . El mismo año de su muerte, 1967, un año después le siguió su mujer Jo, había sido elegido para representar a su país en la famosa Bienal de Sao Paulo. De premios, menciones y otros honores no hablamos más, nos llevarían muchas más líneas, solo diremos que Hopper, aún siendo un pintor realista en un escenario artístico a contracorriente, puede ser considerado plenamente moderno y atractivo por la transformación que es capaz de hacer de cada pedazo de realidad que toma : lo simplifica y lo llena de sugestiones y sensaciones humanas, medio ocultas , medio confusas, pero siempre presentes de un modo u otro.

Finalmente ésta presentación de algunas de sus obras en las que aparece una mujer :

No hay comentarios:

Publicar un comentario