miércoles, 17 de abril de 2013

vassily kandinsky - sucession 1935


y, por supuesto, no podía faltar Kandinsky en esta visión de la pintura de éste período de los años 30 del pasado siglo. Kandinsky , como muchos otros influyentes maestros de éste, está presente en cada una de las transcendentes etapas que fueron estructurándolo desde el punto de vista social y político y ,desde luego, artístico.
Ahora , con esta obra, presentamos un Kandinsky que ,sintiéndose acorralado y, sobre todo,devalorado por las nuevas doctrinas que habían acabado haciéndose con el poder en su Alemania de adopción y ya de nacionalidad, vuelve a París y se instala en un pequeño apartamento de Neuilly-sur-Seine , en el extrarradio, un séptimo piso donde el salón le sirve de estudio. Es el año 1933 y, a punto de cumplir 67 años, le acompaña su actual mujer Nina. La Bauhaus ha sido clausurada por los nazis y para colmo no tiene en la capital de Francia un recibimiento como él hubiera esperado.Su abstracción pura no está de moda entre los círculos vanguardísticos que marcan la pauta.

Pues bién,se acaba una etapa, punto, línea y geometría, y se embarca en una nueva búsqueda sin abandonar en ningún momento la abstracción. Kandinsky permanecerá siempre en ella, fiel a sus principios formales y a su sentido íntimo y espiritual del arte. Una nueva etapa en la que se puede intuir, sin duda alguna, la influencia de Joan Miró con su obra de 1924 Carnaval de Harlequin y de Jean Arp y Yves Tanguy (Ribbon of extremes,1932). Sus tres obras que aquí os traigo, estareis de acuerdo en cuanto las veais ,contienen formas que recuerdan al menos a las de Sucession. Son formas extraídas del mundo natural y más concretamente de la biología. Podemos llamarlas orgánicas o quizá mejor, biomórficas, y nos recuerdan los más elementales microorganismos, pequeñas algas, amebas o la misma célula. De la rigidez del plano ó la figura geométrica definida, fría y exacta a la voluptuosidad y libertad de la curva sinuosa y viviente. De las formas duras a las suaves y blandas.Y lo mismo podemos decir del color empleado en casi todas las composiciones de ésta época: suaves y delicados tonos pastel en lugar de los fortísimos de sus años anteriores de Munich y Weimar. Son éstos unos años de tranquilidad y dedicación exclusiva en la vida del pintor, quién, a pesar de la creciente amenaza bélica en todo el continente, encuentra en ellos un remanso sin obligaciones ni responsabilidades apremiantes.Hemos hablado de influencias y, sin volvernos atrás,  hay que puntualizar que Kandinsky no era ni mucho menos ajeno al mundo de la biología y la historia natural. En efecto ya desde sus años en la Bauhaus recopilaba fotos e ilustraciones representando mundos derivados de la observación microscopica y además era poseedor de importantes libros sobre el tema. Combinando estas formas, más o menos remodeladas según su desenfadado y alegre estado interior, con otras aún lineales y geométricas, llevó a cabo en estos años una serie de obras que él mismo consideró siempre como de las más importantes y significativas de su carrera.
No podemos dejar de ofreceros algunas de ellas :

   -courbe dominante, 1936
   -capricious forms, 1937
   -colourfull ensemble 1938
   -composition IX    1936
   -complex simple    1939
    -sky blue          1940
    -untitled          1941

    -twilight          1943
   -white figure      1943 


y esta otra de Miró,sea como homenaje :

   - l´estel matinal 1940 

por último, este pequeño regalo musical asociado a Sucession extraído de Youtube :
 http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=DXIwJRwh1ZE



1 comentario: