sábado, 24 de marzo de 2012

el Greco - San Pedro y San Pablo

                                       derch(raton)-vent nueva > +

el San Pedro y San Pablo del Hermitage. Hay otros dos óleos más pintados por el Greco con el mismo tema, uno actualmente en el Museo Nacional de arte de Cataluña y el otro en el Stockholm Nationalmuseum. 
Con sus diferencias, como veis, los tres son bastante similares y en los tres la dialéctica de las manos derecha de los dos santos es uno de los objetivos principales del pintor, están dialogando, especialmente en el de Cataluña. Para mí , el mejor es el que traemos aquí, en técnica pictórica y expresión de ambos apóstoles.
Fijaos en el diferente carácter de sus rostros : cada uno refleja lo que en realidad debieron ser ambos hombres , mucho más pacífico y amable San Pedro a la izquierda y de mirada firme, inteligente y resuelta San Pablo.Sus abultados mantos ocultan totalmente sus cuerpos y, a excepción de sus rostros y manos, quedan  envueltos por grandes y luminosos pliegues, como si quisiera mostrarnos solo su espíritu. Espíritu por otra parte excepcional en ambos casos : Pedro fué encarcelado en tres ocasiones y Pablo fué apedreado hasta casi la muerte, perseguido en Damasco, otra vez en Jerusalén, Cesárea y Roma, y , finalmente sufrieron los dos martirio, Pedro cucifricado boca abajo el año 64 y Pablo degollado el 67.

A partir de 1580 el Greco pintó con más frecuencia que nunca cuadros religiosos, muchos de ellos representaciones de apóstoles y santos.  Este es ya de 1592 cuando el pintor llevaba bastante tiempo en el esplendor de su carrera artística.
En general creo que el Greco , por la singularidad de su estilo, no ha sido un pintor ampliamente aceptado y seguramente conocereis, ó incluso puede ser vuestro caso, muchas personas a quiénes no les gusta. Desde su muerte en 1614 fué prácticamente considerado como un pintor casi de segunda fila y tuvieron que ser los impresionistas y expresionistas del XIX quienes redescubrieran a este maravilloso y genial pintor. Nacido en  Creta , en esos momentos veneciana, aunque casi a punto de caer de nuevo en manos otomanas, sus excelentes dotes pictóricas fueron modelándose bajo la influencia sucesiva de Bizancio, la luminosidad de Venecia, el manierismo de Roma y Miguel Angel y finalmente la espiritualidad y fervor del Toledo de la Contrareforma , ciudad en la que se asentó durante más tiempo y en la que se sintió más reconocido y ,también , querido. El resultado ya lo veis, en casi todos sus cuadros se aprecian todas estas influencias, en unos más que en otros. Quizá éste del Hermitage sea un poco monótono de color, sobre todo si lo comparamos con sus grandes composiciones que todos conoceis, pero tiene una cualidad que es la norma en todas sus obras religiosas de esta última época de su vida :  la religiosidad y la mística que se desprende de ellas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada